CHILI DE POLLO

Aproximadamente 6 porciones (1 porción: 1 ½ tazas)

Atención: dado que esta receta contiene una gran cantidad de leguminosas almidonosas, cuenta como una porción de granos, proteínas y verduras. No es necesario agregar un grano adicional a la comida, aun si el mapa de comidas lo exige.

  • 400 a 700 gramos de carne molida de sin grasa
  • ½ taza de cebolla morada picada, o más, si lo deseas
  • 2 cucharadas de perejil o cilantro
  • 1 cucharada colmada de chile en polvo
  • 1 cucharada de ajo triturado
  • ½ cucharadita de pimentón
  • 425 gramos de poroto blanco enlatado
  • 425 gramos de alubias enlatadas
  • 425 gramos de poroto negro enlatado
  • 425 gramos de poroto pinto enlatado
  • 425 gramos de enlatadas
  • 4 tazas de calabacita picada
  • 4 tazas (1 litro) de sopa orgánica de tomate y pimiento, o sólo de tomate. (Asegúrate de que no sea a base de leche.)
  • 1 cucharadita colmada de sal de mar

Dora el pollo en una sartén y escúrrelo.

Pon una olla de cocción lenta a temperatura alta. Agrega la carne, la cebolla, el perejil, el chile en polvo, el ajo y el pimentón en la olla. Revuelve, tapa y pon a un lado.

Abre y escurre parcialmente las cinco latas de ; yo suelo dejar algo de líquido en las latas para que el chili quede un poco más jugoso. Agrega los porotos, el calabacín y la sopa a la olla. Revuelve bien. Deja la olla a temperatura alta entre 4 y 5 horas, o baja la temperatura y déjala entre 6 y 8 horas. Revuelve y prueba ocasionalmente. Ajusta la sazón según sea necesario. Agrega la sal justo antes de servir para conservar mejor los nutrientes.